X
X

Experiencia sobre el uso de vagones separados por género en México fue presentada en la FI UdeC

Experiencia sobre el uso de vagones separados por género en México fue presentada en la FI UdeC

Experiencia sobre el uso de vagones separados por género en México fue presentada en la FI UdeC

04.10.2018

Paula Soto Villagrán, académica e investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana de la ciudad de México, efectuó el 01 de octubre en la Facultad de Ingeniería, una charla sobre los resultados obtenidos en la incorporación de vagones exclusivos para mujeres en el sistema de metros de la ciudad azteca y cómo factores de inseguridad y violencia inciden en la movilidad de las mujeres.

“Lo más importante es que hay que tener un contexto respecto cómo los patrones de desplazamiento de movilidad de las mujeres son diferenciados en relación a los hombres. Las mujeres se mueven en distancias muchas más cortas, realizan viajes encadenados productos de las tareas del trabajo doméstico. Generalmente viajan más lentamente porque van niños y con paquetes, y una serie de necesidades que tienen las mujeres que no necesariamente son consideradas actualmente en las políticas de transporte”, contó Paula Soto. Sin embargo, el factor que mayor incidencia tienen en los patrones de movilidad es la percepción de inseguridad y la violencia sexual, que es un poco la discusión que se ha dado recientemente en Chile, pero que en México ya lleva discutiéndose hace más de 20 años.

En la exposición - titulada "Movilidad, Transporte y Género en la Ciudad de México" – la especialista chilena, radicada hace varios años en el mencionado país, mostró datos concretos de violencia hacia la mujer en el transporte público, específicamente, en el sistema de metros y sus alrededores o accesos. “Un 90% de las mujeres han vivido o han sido víctimas de violencia en este tipo de transporte (metro de México), desde miradas morbosas, tocaciones indebidas, hasta violaciones”, explicó Soto, quien comentó que si bien la incorporación de vagones por género logró aumentar la percepción de seguridad, bajando algunos indicadores, la violencia sigue estando presente fuera de los vagones, accesos, calles.

“Se ha discutido en las últimas semanas, bastante en redes sociales, sobre la pertinencia o no de la medida en Chile. Creo que lo primero que hay que hacer es un diagnóstico y evaluar la situación. Hasta ahora no hay datos certeros sobre cómo se comporta la violencia sexual en el transporte público. Sabemos que hay condiciones ambientales, de aglomeración, que afectan e inciden muchas veces en el tipo de violencia, pero cualquier medida tiene que ser tomada en función de un diagnóstico serio de acuerdo a cómo se comporta el problema de violencia sexual, específicamente en el transporte público, entonces las medidas deben estar tomadas en función de ese diagnóstico”, puntualizó.

La investigación efectuada en el metro de ciudad de México reitera que se trata de un problema sociocultural, y por lo tanto, se debe atacar desde esa perspectiva. “Una de las críticas que se le ha hecho al transporte público en México y a la segregación es que las mujeres son las que se hacen responsables de su propia seguridad, cuando en realidad nadie piensa que hay que educar a los hombres respecto a que la violencia sexual es un delito, que no es una conducta esperada para nadie y que eso afecta precisamente la convivencia entre hombres y mujeres en espacios que están súper aglomerados como el transporte y que puede ocurrir también en otros lados”.

Juan Antonio Carrasco, académico del Departamento de Ingeniería Civil e investigador del CEDEUS, y quien invitó a Paula Soto a exponer en Concepción, está liderando un proyecto FONDECYT 1171113 relacionado con las prácticas de movilidad en el acceso a la comida saludable, en donde la mirada de género es clave. “Si bien la presentación de Paula no está directamente relacionada con la temática del proyecto, sí colabora con la mirada de género que necesitamos hacer para estudiar las prácticas de compra y consumo de alimentación, en el contexto del rol del sistema de transporte en proveer acceso a comida saludable. Paula nos está ayudando en pensar en el diseño del instrumento que vamos a medir en el caso de Concepción, para responder nuestras preguntas de investigación”, puntualizó.