X
X

Estudiantes del DIMET realizaron pasantía en Queensland, Australia

Estudiantes del DIMET realizaron pasantía en Queensland, Australia

Estudiantes del DIMET realizaron pasantía en Queensland, Australia

19.05.2017

Como una gran experiencia de aprendizaje e intercambio cultural, definieron este viaje los estudiantes de 5to año de Ing. Civil de Minas de nuestra Facultad de Ingeniería, Catalina Canales, Natalia Lagos y Sebastián Muñoz, quienes producto de esta pasantía, impartirán parte del ramo de Perforación y Tronadura en conjunto con la docente Constanza Paredes, como alumnos ayudantes.

Con la objetivo de generar recursos humanos competentes para el área de Perforación y Tronadura, dictado por la docente del DIMET, Constanza Paredes - quien actualmente se encuentra realizando su doctorado en la Universidad de Queensland, Brisbane, Australia, es que Catalina Canales, Natalia Lagos y Sebastián Muñoz, alumnos de 5to año de Ingeniería Civil de Minas de la FI, viajaron a Australia durante el verano para aprender en profundidad y así poder dictar a sus compañeros de 4to año la parte del ramo relacionada ejercicios prácticos y simulación de tronadura a través del software JKSimBlast.

“El objetivo de la pasantía era que aprendiéramos más sobre el ramo y lo que tenía que ver con los explosivos, la forma de tronar, los diseños, etc., y también trabajar en la parte práctica, que son los softwares, algo súper importante en nuestra carrera. Adicionalmente, nos salió un trabajo en una planta metalúrgica -en el mismo instituto-, por lo que también tuvimos una contacto más directo con la metalurgia, el área de procesos, donde trabajamos con muchas cosas, con distribución de tamaño, aprendiendo cómo funciona el hidrociclón -que es un tipo de equipo-, drilling, preparación de muestras, etc”, indicó Natalia Lagos, una de las estudiantes.

Uno de los aspectos destacados por los jóvenes de esta experiencia, es el buen nivel de conocimientos que ellos manejan respecto a su carrera, y que pudieron comprobar al compartir con los profesionales de la Universidad de Queensland. “Nos sorprendimos un poco, ya que nos sentíamos un poco inseguros al principio, porque nuestra carrera es nueva -somos la primera generación de mineros UdeC-, pero nos dimos cuenta que teníamos muy buena base metalúrgica, manejábamos la terminología, los conceptos, conocíamos todos los procesos, obviamente no somos expertos en nada, pero se nos dio fácil y ahí entendimos que estamos muy bien preparados”, expresa Catalina Canales.

Algo similar sucedió con el inglés, ya que los estudiantes lograron comunicarse perfectamente, de manera que el idioma en ningún caso fue una barrera, sino por el contrario, les permitió conocer muchas personas de diferentes culturas, intercambiar conocimiento y relacionarse exitosamente en los distintos contextos. “Nunca tuvimos problemas con el inglés, de hecho, muchas personas nos preguntaban dónde habíamos aprendido, porque en comparación con otros extranjeros, teníamos muy buen dominio; yo creo que el CFRD es muy bueno, porque si bien hay tener iniciativa propia y ser autodidacta, la base es fundamental, y nosotros aquí tuvimos muy buena base”, comenta Natalia Lagos.

OPORTUNIDAD DE MEJORA

Un aspecto importante en la formación que los estudiantes de nuestra Facultad de Ingeniería están recibiendo, y que ellos pudieron comparar en esta experiencia, fue la falta de capacidad para innovar de ellos, al momento de tener que diseñar sus propios desarrollos. “Una de las principales diferencias que pudimos notar, es que el ingeniero de acá está muy enfocado siempre en lo mismo, todo cobre, mientras que allá es mucho más diversificado. Por otro lado, acá no trabajamos tanto a nivel de proyecto, y en Australia ésa es la forma; los estudiantes tienen un laboratorio para trabajar con las máquinas y pueden inventar cosas; sus ramos son basados en proyectos y luego en certámenes, es mucho más práctico, pero acá es al revés, un 30% el proyecto y un 70% el certamen”, comenta Catalina.

“A mi me dio la impresión que acá están formando ingenieros para trabajar para alguien, en cambio allá forman ingenieros para innovar, para crear sus propias empresas, para generar desarrollos”.

En esa línea, los alumnos comentan que uno de los desafíos más grandes para ellos fue cuando les indicaron que debían desarrollar un diseño de tronadura, inventar. “Nos costó, no sabíamos por dónde empezar, teníamos miedo a equivocarnos e incluso a probar. Nos dijeron, te entrego estos medios, tu haz lo que quieras, pero fue nuestro mismo jefe el que nos orientaba, nos corregía, nos dejaba equivocarnos, como una parte necesaria del proceso de aprendizaje, mientras que acá si lo hiciste mal, perdiste no más”.

Finalmente, la posibilidad de conocer personas de diferentes culturas, compartir con ellos y saber cómo se relacionan, de dónde vienen, cómo funcionan sus países y organizaciones, es lo que ellos más agradecen de esta experiencia. “Fue genial, y a veces uno cree que Chile está súper mal, pero miras a otros países, y te das cuenta que si bien, no estamos al nivel de un país desarrollado como Australia, para allá estamos avanzando y que estamos bien encaminados”, indica Sebastián.

 Por Javiera Marín Abuin | Periodista Facultad de Ingeniería UdeC | jamarin@udec.cl | 41 220 3914