X
X

Estudiantes de Ingeniería Química obtienen destacado lugar en competencia

Estudiantes de Ingeniería Química obtienen destacado lugar en competencia

Estudiantes de Ingeniería Química obtienen destacado lugar en competencia

20.11.2018

En el marco del XII Congreso Nacional de Estudiantes de Ingeniería Química, organizado por la Universidad Federico Santa María y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso se realizó por primera vez -e inspirados en las versión estadounidense-, un desafío cuyo objetivo fue construir y competir con vehículos propulsados a través de reacciones químicas. 

La competencia consistía en elaborar un auto con materiales reciclables, utilizando reacciones químicas como combustible, para luego mostrar su desempeño en una carrera por quién llegaba más cerca, o más rápido a la meta.

El grupo, conformado por los estudiantes de la carrera de Ingeniería Civil Química de nuestra Facultad, Nicolás Carro, Poulline Ramírez, Yasna Fritz y Josefa Larral, de quinto año, y Bastián Fuentes, de segundo, fueron los entusiastas alumnos que finalmente obtuvieron la segunda posición.

Para la realización de este vehículo utilizaron materiales reciclables y fue propulsado por una reacción generada por permanganato de potasio y agua oxigenada. Agregaron además un freno de emergencia para que el equipo fuese capaz de detenerse por su propia cuenta. Para lograrlo debieron crear tres prototipos previos a la versión final.

La posición que obtuvieron en la competencia no fue del todo justa, puesto a que debido a un error en las bases se les otorgó el segundo lugar, pese a que ellos fueron los merecedores del primero. Esto ya que cuando se publicaron las bases, se especificaba que el vehículo que se acercara más a la meta sería el ganador o, en su defecto, el que lo hiciera más rápido, además del uso de materiales reciclables y frenos de emergencia, siendo en el último requerimiento el único grupo en cumplirlo. Pero además, posterior al primer envío, se generó un resumen de las bases con otros aspectos y condiciones, obviando la condición de que debía detenerse por su cuenta y enfatizando únicamente en llegar a la etapa primero que los demás. Es decir, hubo cambio en las condiciones del juego. 

Respecto a la realización del vehículo, Josefa cuenta que “fue una experiencia súper importante en cuanto a coordinación y saber comportarse en situaciones extremas”, refiriéndose a momentos tensos, de estrés y a las complicaciones al momento de reunirse debido a sus diferentes caracteres y personalidades. 

Bastián, el estudiante más joven, declara que “fue totalmente un aprendizaje, ya que habían ciertos temas que no manejaba y los chiquillos me dieron a entender. Ahí fui de a poco agarrando de la mano y estar casi a la par con los demás".

El equipo recuerda lo vivido como una gran experiencia, rica en aprendizaje, tanto en aspectos técnicos, como en trabajo en equipo, en dónde no sólo importó la competencia, sino todo lo adicional que conlleva.