X
X

"Venir a la UdeC me ha abierto muchas puertas"

"Venir a la UdeC me ha abierto muchas puertas"

21.11.2018

Gerard Alonso Benito (27) es graduado en Química de la Universidad de Barcelona y tiene un Magíster en Química Teórica y Modelización Computacional. Como parte de su programa de Doctorado, actualmente se encuentra realizando una estancia de investigación en el Departamento de Ingeniería Química de nuestra Facultad de Ingeniería UdeC, por lo que está profundizando sus conocimientos en termodinámica y equilibrio de fases, bajo la mentoría del docente Andrés Mejía. 

En este contexto Gerard viajó a fines de octubre a Córdoba -junto al grupo de investigación de Termodinámica de la UdeC- para asistir al XI Congreso Equifase. Fue en esta instancia donde se le otorgó un reconocimiento por el trabajo que presentó en formato póster: “Molecular Simulation Study of the Oil / Water Interface in the Presence of Different Salts and Surfactants“, y que desarrolló en colaboración entre la Universidad de Barcelona y la Universidad de Concepción, con su profesor guía, Andrés Mejía. 

"El reconocimiento era una “Mención de honor a la mejor presentación formato Póster”, que  para efectos prácticos era valorar el póster entre los tres mejores del Congreso, es decir, de entre unos 100. Fue algo completamente inesperado para mí; es cierto que invertí bastante tiempo y esfuerzo en él, pero el nivel de las presentaciones era muy alto, por lo que fue todo un honor que nos premiaran", expresa el joven aspirante a doctor, quien asegura que volvieron muy satisfechos del país vecino. 

 

"VENIR A LA UDEC ME HA ABIERTO MUCHAS PUERTAS"

Mientras realiza su doctorado y con las ansias de vivir la experiencia de una pasantía en otra universidad, le consulta a su profesor guía acerca de la posibilidad. Pero en el tema  de su investigación -que consiste en estudiar el comportamiento de los sistemas interfaciales y su relación con las interacciones moleculares-, no conocen muchos académicos expertos. “Sabíaamos de un profesor, Fèlix Llovell, también de Barcelona, que ya había enviado a algunos alumnos a aquí (DIQ). Él nos comentó que conocía a Andrés, un docente que sabía muchísimo sobre interfaces y que quizás podríamos tener intereses comunes de investigación; así que nos pusimos en contacto”, declara Gerard, sintiéndose complacido y sin arrepentimientos por la decisión. “Andrés nos recibió de forma muy cálida, fue muy hospitalario, nos ayudó muchísimo a preparar esta estancia en tiempo record prácticamente, y la verdad es que estoy muy contento, porque he aprendido muchísimas cosas que me van a servir para mi doctorado”.

Hoy está en el tercero y último año de su proyecto doctoral. A su regreso a España (a fines de noviembre) debe acabar trabajos que quedaron abiertos y terminar sus proyectos con el doctor Mejía para luego redactar su tesis. Para más adelante expresa que “mi idea sería tratar de mantenerme en la academia, porque es algo que me gusta mucho; me encanta dar clases y la investigación que desarrollamos en las universidades en general. (…) Para entrar es un poco complicado, porque ingresar a una universidad como profesor no es una carrera corta ni fácil”.

Respecto a su doctorado, Gerard afirma que “al principio fue muy bueno, porque estás haciendo algo nuevo y todo es muy distinto; entras con muchas ganas y fuerza, pero con el tiempo se va volviendo algo cansador y pesado”. Declara que las exigencias son muy altas, y no tanto del resto, sino las que él mismo se pone.  “Porque uno mismo intenta ponerse presión, porque sabes que lo que haces va para ti. Entonces si no cumples con tus expectativas empiezas a agobiarte y es una guerra interna que hay que ser un poco resiliente para superarla”. A pesar de todo, cree que es una gran experiencia, pero hay que tener compromiso y gusto por la investigación.

Gerard describe su estadía en la Universidad de Concepción como “genial”. Llegó con ansias de aprender muchas cosas, en lo que el profesor Mejía le ha sido de un pilar fundamental. Además, “todo el grupo ha sido tremendamente hospitalario conmigo, me recibieron súper bien y ha habido una excelente relación, situación que favorece muchísimo a tener un buen ambiente de trabajo”. También declara que esta oportunidad ha sido muy importante para su desarrollo personal, así como para conocer diferentes personas y relacionada a su campo de investigación. “La verdad es que antes no contaba con venir a la UdeC, pero me ha abierto muchas puertas y ha estado muy buena mi vida aquí”.

Algo que también deja muy contento a Gerard es la ciudad de Concepción y sus habitantes. “La gente ha sido muy amable conmigo”, declara, y contrasta el ritmo de vida con el que se tiene en Barcelona, “la gente es más considerada, no va con tanta prisa y todo eso se nota y se agradece”. Destaca también el apoyo de sus compañeros de piso y de toda la gente que lo ha rodeado. Pero reconoce que respecto al idioma, aunque no a un nivel abismal, sí tuvo algunas dificultades. “Al principio me constó un poco, pero como compartimos la base hispánica, al final no hay una gran diferencia, más que nada por la terminología del lugar (…) pero bueno, que en un par de semanas te adaptas y no hay problemas”.

La estancia de Gerard comenzó a finales de agosto y ya en los próximos días deja la Universidad para volver a su país lleno de conocimientos, gratas experiencias y buenos recuerdos de un lugar que fue clave para su desarrollo profesional.